La Pulsera Tibetana Nudo Infinito. 

 

 

El nudo infinito es un nudo simbólico usado en el budismo tibetano. El nudo infinito Dado que el nudo no tiene principio ni fin, simboliza la infinita sabiduría de Buda y la sagrada ley de la reciprocidad.

 

Se trata de un antiguo símbolo que representa la interrelación del camino espiritual, el flujo del tiempo y el movimiento dentro de aquello que es eterno. Toda existencia, nos dice, está vinculada con el tiempo y el cambio, para finalmente descansar serenamente en una mente libre de confusión, una mente que ha generado el logro búdico.

 

El poder de estas pulseras viene del ritual de su fabricación. Mientras trenzan las pulseras, los monjes tibetanos recitan mantras. El mantra es una formula breve formada por una o una serie de silabas repetidas numerosas veces durante el rezo a la Divinidad. Este término sánscrito significa la mente (manas) y la protección (tra).

 

Su propósito es entonces: proteger la mente.

 

Se dice que el mantra se basa en el supuesto poder del sonido.

 

Gracias a la vibración del sonido y a su resonancia, tendría el poder de modificar el entorno y de actuar sobre los que lo recitan. Con esta práctica, los monjes tibetanos buscan focalizarse, canalizar su mente que tiende a divagar.

 

El mantra más conocido de Tibet es el del Buda de la compasión Chenrezig, Om Mani Padme Hum (homenaje a la joya del loto) himno a la compasión y al gran respet